¿Qué es un Convenio para evitar la Doble Tributación?

Un convenio para evitar la doble imposición o tributación (CDI) es un acuerdo celebrado por escrito entre dos o más estados, que se rige según las normas del Derecho Internacional, y que tiene como objetivo primordial delimitar la potestad tributaria de cada uno de los estados contratantes, a efectos de evitar o aliviar la doble imposición jurídica internacional.

¿Cuáles Son Las Finalidades y los Beneficios Derivados De Suscribir un CDI?

Los CDI’s, ya sea que estén alineados con el modelo desarrollado por la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) o con el modelo desarrollado por la ONU (Organización de Naciones Unidas) tienen como objetivos principales: a) eliminar la doble imposición jurídica internacional; b) evitar la elusión y la evasión fiscal; c) promover el intercambio de bienes y servicios; y d) promover el movimiento de capitales y personas.
Existen dos formas básicas de doble imposición internacional: la doble imposición económica y la doble imposición jurídica. Esta última, que es la que se busca eliminar o atenuar a través de los CDI’s, se define como: el resultado de la aplicación de impuestos similares, en dos (o más) estados, a un mismo contribuyente, respecto de la misma materia imponible y por el mismo período de tiempo. El fenómeno de la doble imposición o tributación jurídica, puede generarse en las siguientes situaciones: i) cuando dos estados graven a una misma persona por su renta y/o su patrimonio (residencia vs residencia). Es decir, cuando ambos estados adoptan el principio de residencia y dada la diversidad de criterios, una persona es considerada residente en ambos países; ii) cuando una persona residente, de un estado contratante, obtenga rentas o posea elementos patrimoniales en el otro estado contratante y los dos estados graven estas rentas o elementos patrimoniales (residencia vs fuente).
Esto sucede cuando un estado adopta el criterio de la residencia (se grava a los nacionales, residentes o domiciliados en un país independientemente de dónde se genere la renta o se sitúe el patrimonio) y en el otro estado se adopta el criterio el de la fuente; iii) cuando los dos estados contratantes graven a una misma persona, no residente ni en uno ni en otro de los estados contratantes, por las rentas que obtenga en un estado contratante (fuente vs fuente). Si bien la doble tributación, en este tipo de situaciones es poco frecuente, puede darse cuando dos países aplican el criterio de territorialidad, pero tienen enfoques distintos en cuanto a la definición y determinación de la fuente.
La doble imposición económica, en cambio, se produce cuando dos o (o más) estados aplican impuestos similares sobre una misma renta, pero aplicado a distintos contribuyentes. Un ejemplo de esto, es el caso de los dividendos, donde la empresa que distribuye, tributa el impuesto a la renta (corporativo) sobre las rentas que dieron lugar a dicha distribución y luego quien los recibe vuelve a tributar el impuesto a la renta personal. Este fenómeno se da con frecuencia, por ejemplo, cuando empresas de un mismo grupo, localizadas en distintas jurisdicciones, realizan transacciones económicas entre sí y ambas jurisdicciones asignan valores distintos a dichas transacciones en virtud de sus normas internas de precios de transferencia.
Los convenios para evitar la doble imposición negociados en base al Modelo de la OCDE o al Modelo ONU, no están diseñados para evitar la doble imposición económica, sino para evitar o aliviar la doble imposición jurídica.

Los Principales Modelos De Convenio Para Evitar La Doble Tributación

Si bien existen otros modelos, en líneas generales puede afirmarse que existen dos grandes modelos de convenio en base a los cuales los distintos países negocian sus CDI’s, a saber: el modelo OCDE y el modelo ONU.
El primero fue concebido por países desarrollados como un instrumento para remover obstáculos que permitan mejorar el desarrollo de relaciones económicas entre dos o más Estados. Una de las principales características de este modelo bilateral, radica en la preferencia otorgada al estado de residencia a la hora de asignar la potestad tributaria entre los estados contratantes. Vale decir, que la potestad tributaria puede ser exclusiva (donde sólo un estado mantiene el derecho a gravar) o compartida (donde ambos estados tienen derecho a gravar, aunque en ciertos casos se establecen limitaciones a los impuestos que pueden aplicar el país de la fuente)
Dicha preferencia, no debería generar mayores desequilibrios, en la medida que las partes intervinientes tuvieran ciertas similitudes en términos de desarrollo económico, es decir, siempre que los flujos comerciales entre ambos países sean similares (por ejemplo en términos de exportación e importación de capitales)
Sin embargo la aplicación de este modelo, si genera desigualdades cuando se aplica entre un país desarrollado (exportador de capitales) y un país en vías de desarrollo (importador de capitales)
El modelo desarrollado por la ONU, nació en un intento por solucionar los desequilibrios que sufren los países en vías de desarrollo cuando negocian acuerdos en base al modelo OCDE con países que tienen un mayor nivel de desarrollo económico.
A tal punto esto es así, que el Modelo ONU se ha proyectado, explícitamente, como un manual para la negociación entre países desarrollados y países en vías de desarrollo.
La diferencia entre ambos modelos radica en que éste último otorga mayores beneficios al país de la fuente.
Algunos ejemplos de estas diferencias pueden verse en la definición del concepto de establecimiento permanente y las tasas de retención aplicables sobre rentas pasivas en el Estado de la fuente (dividendos e intereses). Sin embargo, vale decir que la estructura del articulado y la mecánica de funcionamiento son básicamente iguales. Más aún, la mayoría de los artículos incluidos en uno y otro modelo no presentan grandes diferencias.
Nuestra organización – MGI en Latinoamérica – posee la competencia para apoyar a sus clientes sean éstos, personas naturales o jurídicas, en lo concerniente al impacto de la doble tributación y modelo aplicable de acuerdo a los países involucrados.
MGI en Latinoamérica, es su aliado en la gestión tributaria inteligente, gracias a su enfoque integral de impuestos.

Descargar PDF